Seychelles es, sin duda, uno de esos escenarios perfectos para una escapada romántica. Playas desérticas, atardeceres fabulosos, y un servicio 5 estrellas.

La opción ideal es alquilar un coche en la isla de Mahe y recorrerla a tu aire, visitando Victoria y paseando por sus estrechas callejuelas. Es obligada una parada en el restaurante “Rendez-vous” para un delicioso capuccino, justo al lado de la torre del reloj, desde donde se ve el mundo pasar muy lentamente. También es buena idea comprar algún recuerdo o un artículo de la joyería local en las tiendas cercanas a la Torre o la Sede de la Corte.

Desde Victoria se puede ir fácilmente a los cerros por la carretera de Sans Souci, por un camino con impresionantes vistas.

Justo en la cumbre, a la derecha, en la Logia Misión, hay un espectacular mirador sobre la costa oeste de Mahé.

Al llegar a la carretera de la costa, recomendamos girar a la izquierda, pasar por el  Hotel Playa de Mahé hasta llegar a la hermosa playa de Grand Anse, donde probablemente os encontrareis solos paseando por sus arenas doradas.

Desde allí se puede continuar por la costa hasta llegar a la bahía de La Mouche (llamada en francés “anse” Mouche), un lugar único para darse un refrescante baño seguido de un refresco en el Café de Anclaje.

Una visita obligada es Anse Soleil, una de las playas más impresionantes de la isla.
En el otro lado de la isla, hay un casino (recordar que es imprescindible que los hombres vistan pantalón largo) en Beau Vallon, siempre podéis probar la suerte en un lugar tan increíble.

Y por cierto, no olvideis probar una copa de “Coco D’amour”, el delicioso licor local, antes de acostaros.