Seychelles es mucho más que un hermoso destino con playas preciosas de aguas cristalinas. Es un espacio con una rica diversidad ecológica donde la flora y la fauna adquieren un sentido inédito.
Solamente en la isla de Mahé hay más de 65 playas, autenticos paraísos para disfrutar, casi en privado, de toda su belleza. Dicen los expertos que allí se encuentran las rocas de granito más antiguas en la tierra. Hay una gran cantidad de excursiones y actividades para realizar, además de un fondo marino espectacular donde se puede disfrutar de un fantástico snorkeling

Mahé, es la isla principal; en ella se encuentra el aeropuerto internacional. Victoria, la capital más pequeña del mundo, es el centro cultural y económico de la nación donde sólo existe un semáforo. Aquí se pueden encontrar la mayor parte de las instalaciones turísticas de las islas: la mayor selección de restaurantes, hoteles, cultura y puntos de eco-turismo, bares, cafés y casinos, así como centros de buceo, alquiler de vehículos, barcos de pesca y alquiler de barcos de vela, excursiones para hacer paseos turísticos y senderismo.

Os proponemos, como primera parada y en vez de quedarse en Mahé, ir hacia Praslin, la segunda isla más grande de las Seychelles a 44 kilómetros al noreste. Una isla donde la vegetación es tan especial que se dice que es el lugar original del Jardín del Edén. Los extraordinários bosques tropicales de la Reserva Natural del Valle de Mai es un buen ejemplo y os demostrará por qué os decimos que esta visita es imprescindible.

Aquí, en este antiguo bosque de altas palmeras crece la increíble y curiosa palma “Coco-de-Mer” una especie vegetal muy curiosa que crece hasta los treinta metros de altura y da frutos de hasta treinta kilos que son la réplica exacta que hace la naturaleza de la pelvis femenina. También podemos destacar a una de las aves más raras del mundo: el loro negro de las Seychelles, el ave nacional de las islas, al cual le gusta revolotear de un lado a otro a la hora del crepúsculo.

No hay que perderse un buen baño en una de las playas más famosas del mundo, la Anse Lazio y disfrutar de una auténtica comida criolla en uno de sus típicos restaurantes a pie de playa.

La isla de Digue, la 4ª más grande de Seychelles, está a 30 minutos en ferry desde Praslin.  Llegar allí es como pisar una isla mágica, donde el tiempo pierde su valor, donde aún las principales formas de transporte siguen siendo la bicicleta y el carro de bueyes. Tranquilidad y relax.

Allí podrás bañarte en la playa más fotografiada del planeta y en honor a la verdad, una de las más bonitas del mundo: “Anse Source d’Argent”.

Como los vuelos internacionales salen de la isla de Mahé, la tercera parada de estancia es conveniente hacerla en esta isla y así además aprovechar para hacer compras en su curioso mercado artesanal de Selwyn Clarke en Victoria.

En esta isla se encuentra los hoteles de 5 estrellas de las cadenas mas prestigiosas del mundo; nosotros los hemos visitado todos por lo que podremos recomendarte y asesorarte para que decidas cual encaja más en tus necesidades y gustos, desde el más familiar al más romántico, pasando por los que solo admiten huéspedes adultos.